Azul

La palabra “azul” en inglés (blue), se utiliza como sinónimo de “triste”, pero también para describir una escena subida de tono o una película pornográfica (blue movie).

Utilizamos el color azul para transmitir cualidades como la higiene, el frío y lo psicológico.

El azul es el color que mejor se distingue con poca iluminación, por lo que se suele usar a menudo para las señalizaciones en el interior de túneles.

¿Alguna vez has comido algo azul? ¡No valen las chucherías y otros productos elaborados con colorantes artificiales!

Verde

I Love Green

Paradójicamente, el verde es muy poco ecológico. Se trata de un color tan difícil de obtener que muchas veces se usan sustancias tóxicas para estabilizarlo, lo que implica que plásticos y papeles verdes no puedan ser reciclados de forma segura.

La razón del verde quirófano es… ¿que simboliza la salud? ¡No!. Que es el complementario del rojo. El verde en salas y uniformes ayuda al cirujano a mantener una equilibrada percepción de los colores y por extensión de las formas. Durante una exposición visual prolongada al rojo de la sangre, el cerebro del cirujano puede llegar a “inventarse” verdes inexistentes al posar su mirada sobre algo blanco.

“La que con verde se atreve, por guapa se tiene.”, dice el refrán. ¿Es un color poco favorecedor? Quizá, pero a nivel de simbología es absolutamente versátil. Naturaleza, juventud, calma… ¿y de qué color imaginas a Gwyneth Paltrow en “Grandes Esperanzas”?

Logotipo: el color exacto

Uno de los momentos importantes y divertidos en el proceso de creación de un logotipo es la selección del color corporativo. Hay que tener en cuenta muchos factores, entre ellos la facilidad a la hora de reproducirlo en distintos soportes.

Guías Pantone

Las guías de color de Pantone (comúnmente “pantoneras” o “pantonarios”) son una herramienta muy útil que nos facilita el proceso de elección, ya que en ellas podemos ver cómo se reproduce un mismo color sobre distintos acabados de papel o la diferencia de color que puede haber entre la impresión en tinta plana (Pantone) y la habitual impresión en cuatricromía (CMYK).

No hay que cometer el error de fiarse de cómo se ve el color elegido en pantalla. Es habitual que varíe mucho respecto a lo que después se consigue imprimiéndolo, especialmente con algunas gamas y tonalidades. Algunas pantoneras nos indican cuál es la conversión a RGB (modelo de descomposición de color en pantalla) del color seleccionado, lo cual resulta de mucha ayuda para conseguir nuestro objetivo: que el color del logotipo se vea igual en pantalla, en una impresión en CMYK y cuando lo imprimimos con su correspondiente Pantone.